Una cultura milenaria

Pequeña historia de la cultura occitana

Siglos XI – XIII : Edad de oro de los trovadores.

1209. Cruzada en contra de los albigenses.

1509. El edicto de Villers-Cotterêt hace exclusivo el uso del francés en los documentos administrativos.

Siglos XVI- XVII. Barroco occitano.

1791-1794. Revolución francesa, primera verdadera política lingüística con el propósito de imponer el francés en toda la nación francesa. 1793. Informe Grégoire sobre la necesidad de aniquilar los patois (idiomas regionales).

Siglos XVIII-XIX. Poetas obreros.

1802. La práctica de los “patois” es prohibida en las escuelas.

1854. Félibrige. Movimiento literario provenzal occitano.

1881-1884. La enseñanza primaria en francés es gratuita y obligatoria. 1907. Rebelión de lo viñadores.

Fundado en 1945, el Institut d’Estudis Occitans obra para la promoción del idioma y de la cultura occitanos.

1951. La ley Deixonne autoriza la enseñanza de los idiomas regionales en las escuelas.

Al rededor del año 1968, se afirma la reivindicación política y cultural occitana

1958. Art.2 de la constitución de la Quinta República : El idioma de la República es el francés.

1990. El occitano se vuelve oficial en el Valle de Arán, Cataluña.

1991. Inauguración del CAPES (oposiciones para ser profesor en la escuela secundaria) de occitano.

1992. Carta Europea de los idiomas regionales o minoritarios, ratificada desde entonces por 24 países.

1999. Francia firma la Carta Europea de los idiomas regionales o minoritarios pero sin haberla aún ratificado.

1999 : En Italia el occitano es designado como lengua nacional que tiene que ser protegida.

2006 : el occitano se vuelve idioma co-oficial junto con el catalán en todo el territorio de Cataluña.

2008 : Introducción del artículo 75-1 en la Constitución francesa : « Los idiomas regionales pertenecen al patrimonio de Francia. »

En 2005, 2007 y 2009, el grupo Anem Òc suma hasta 25 000 personas en las calles de Carcasona y Béziers para un mejor reconocimiento del idioma occitano.

Los grandes personajes occitanos

Los trovadores

Si el auge literario de la literatura occitana entre los siglos XI y XIII fue tan grande, es por supuesto porque los trovadores, aquellos poetas occitanos, fueron conocidos e imitados en toda Europa. Su poesía habla más que nada del amor a pesar de poder también volverse más seria para denunciar las violencias de la guerra. Se los puede considerar a las trovadores como los fundadores de la literatura moderna. Los más famosos son Guillermo de Poitiers, Marcabrun, Jaufre Rudèl, Pèire Vidal, Bernat de Ventadorn, Arnaut Danièl...

La nostr’amor vai enaissi com la brancha de l’albespi qu’esta sobre l’arbre en treman la noit a la ploia ez al gel tro l’endeman que-l sols s’espan per las folhas vertz el ramel.

(Nuestro amor es tal / como lo es la rama del espino / que sobre el arbusto tiembla / de noche bajo la lluvia y el hielo / hasta que por la mañana brille el sol / sobre las hojas verdes y las ramas)

Extracto de la canción Ab la dolçor del temps novel (Con la dulzura del tiempo nuevo), Guillermo de Poitiers.

Federico Mistral (1830 – 1914)

Con su obra, Mistral rehabilitó el provenzal llevándolo hasta la cumbre de la poesía épica. Junto con el poeta Roumanille, fundó el Félibrige, un movimiento literario de promoción de la lengua de oc. Mistral es el autor de Lou Tresor dóu felibrige (1878–1886), que sigue siendo hasta el día de hoy el más amplio diccionario binlíngüe del idioma occitano. Sin embargo su obra maestra es Mirèio (1859), que le valió el Premio Nobel de literatura en 1904.

Jean Jaurés (1859 – 1914)

Diputado socialista, Jaurés se destacó por su apoyo a la huelgas obreras y también a Dreyfus ; fundó el periódico L’Humanité y participó a la fundación de la SFIO (Sección Francesa de la Internacional Obrera), juntando los diversos partidos socialistas de Francia. Fue asesinado en 1914 por sus posiciones pacifistas dado que se oponía al estallido de la Primera Guerra Mundial.

Jaurés empleó a menudo el idioma occitano en sus campañas electorales. Incluso recomendó su enseñanza en las escuelas públicas, hecho sumamente original para un hombre político de aquella época.

Cuentos populares

El universo de leyendas occitano es prolífico en cuentos y mitologías que se encuentran a menudo en otras culturas bajo formas distintas.

Lo Drac

El Drac, llamado a veces Drap, Drat, es conocido en toda Europa. Si bien puede tomar formas diferentes según los cuentos y las regiones, se lo asocia siempre con el Diablo. Puede ser representado como un dragón, un espíritu de aguas que mora en el fondo del río, un hombre lobo o un duende, cuando no toma el aspecto de algún animal para engañar al mundo sin ser reconocido.

Joan de l’Ors

« Erase una vez en la montaña, una hermosa joven de veinte años que había ido a recoger leña seca en el bosque. Desde hacía un momento, escondido detrás de una mata, el Oso estaba ahí y la espiaba. De repente, se arrojó sobre ella, y se la llevó, muerta de pavor, hacia lo más hondo del bosque. Y allí, encerrada en su guarida, la pobre muchacha fue obligada a ser la mujer del oso... Al cabo de un año nació un niño de cuerpo muy velludo, pero con el rostro y la voz de un hombre. Y su madre le llamó Joan. Bien alimentado, se volvió muy forzudo y muy astuto... »

Cuento presente en Europa, Asia occidental, La India, China, África del norte, América del norte y del sur …

Lo Leberon

Las narraciones de hombres lobo tales como la del Leberon del Lemosín son recurrentes a lo largo del territorio occitano y mucho más allá también.

Se trata generalmente de un hombre atacado por un lobo y que toma durante la noche la apariencia de un perro vagabundo o de un lobo que ataca tanto a los animales como a la gente.

Cuentan que un hombre que había sido atacado por un lobo se defendió a golpes de palo hiriendo gravemente a la bestia. Al día siguiente, uno de sus vecinos que tenía un gran vendaje vino a agradecerle a su agresor que lo había así librado de una maldición que, desde hacía varios años, lo transformaba en hombre lobo todas las noches.

Desde Nasr Edin Hodja hasta Juan el Necio - Joan lo piòt, lo nèci o bèstia en occitano – muchos protagonistas de los cuentos populares siguen siendo universales a pesar de sus variantes.

La literatura occitana hoy en día

En poesía como en prosa, sin dejar de lado el teatro ni tampoco la literatura de género, la producción escrita en occitano nunca ha dejado de existir desde la época de los trovadores hasta hoy. He aquí una breve presentación de cuatro de los principales autores occitanos del siglo XX.

Marcelle Delpastre (1925 – 1998)

Campesina, poeta y memorialista del Lemosín, Marcelle Delpastre se dedicó a la recolección de cuentos tradicionales así como también al estudio etnológico de las costumbres, creencias y tradiciones orales en Lemosín.

Lo chant de la terra

Zo vos dise, perfum, passarai tala ’na ombra.

E pus redde qu’un fum passarai tras lo riu.

L’arcana dins lo ciau durara mai que ieu.

E n’ai pas tant de temps coma l’aur de la ròsa.

Zo te dise, mar prionda, e sorda a mos prepaus,

Zo te dise, me’n vau – a penas si ’riebe.

(Se lo digo, perfume, pasaré cual una sombra / Más rápido que la neblina cruzará el río. / El arco iris en el cielo durará más que yo. / Y no tengo tanto tiempo como el oro de las rosas. / Te lo digo, mar honda y sorda a mis palabras, / Te lo digo, me voy – si apenas había llegado)

Marcelle Delpastre, extracto de Paraulas per questa terra, editorial Chamin de Sent-Jaume, 1997.

Bernard Manciet (1923 – 2005)

Luego de una breve carrera diplomática, se dedicó a escribir. Como poeta gascón, fue calificado de «monstruo de originalidad» y se le debe en particular El entierro en Sabres y también El Triángulo y El golfo de Gascuña.

Max Roquette (1908 – 2005)

Autor muy prólifico tanto para la prosa como en poesía o en teatro, Max Rouquette es hoy en día traducido en francés y en numerosos idiomas. Verd Paradís, una antología de relatos de su garriga del departament del Hérault, es considerado como su obra maestra.

Tant m’an laguiat

Tant m’an laguiat las paraulas de vent

lo parladís de gralhas sul teulat

dau mond ambé son bruch de ferramenta

qu’a d’oras ai envaja de pas dire

mas paraulas qu’a las combas desèrtas

als arnavèsses, a la felze, a la bruga,

a la ròca en son pes

que de mil ans somiaira

sap la virtut e l’espés dau silenci.

Segur que siái qu’emai m’ausigan pas

quauqu’un darrièr fai d’eles sas aurelhas.

(Me han cansado tanto las palabras del viento / la palabrotas de las cornejas en el techo / del mudo con su ruido de chatarra / que a veces tengo gana de decir / mis palabras solo a los montes desiertos, a las espinas, a los helechos, brezo, / a las rocas, en su peso que, soñadora de mil años / conoce la virtud y la espesor del silencio. Seguro estoy de que aunque no me oiga / alguien detrás se hace de ella sus orejas)

Extracto de D’aicí mil ans de lutz (A mil años luz), editorial Jorn, 1995.

La música occitana

La música es el motor de la difusión del idioma y de la cultura occitanas. Las melodías tradicionales son a menudo el punto de partida de artistas de hoy, sin por lo tanto limitarlos.

Los años 1970-1980 vieron florecer el género de la canción con textos comprometidos impulsada por Claude Marti, en apoyo a las reivindicaciones culturales occitanas que se afirmaban en aquel entonces.

Hoy una "nueva música tradicional" se desarrolla con Dupain, Lo Còr de la Plana o Familha Artús.

Otros además evolucionan hacia el ska, el roc, el dub o el electro. Los representantes más famosos de esta tendencia son Massilia sound System, los Fabulous Trobadors, Nadau, Peiraguda o también La Talvera.

La danza

La danza occitana es tan variada como lo es el paisaje occitano. Saltos bearneses, congos, rondó de las Landas, bourrées, farandolas, courantes, rigodones o también coreografías más contemporáneas que constituyen cada uno de ellos particularismos que se van sumando a las otras danzas populares del mundo.

El teatro

El teatro es un medio muy eficiente de transmisión y de enseñanza del idioma. Practicado por ocho grupos profesionales y numerosas compañías de aficionados, el teatro ocupa un lugar importante dentro del marco de la creación occitana.

El audiovisual

La ausencia de difusor televisivo en la mayor parte de Occitania hace difícil el financiamiento de documentales y de películas de ficción de largometraje. Sin embargo, algunos horarios de difusión existen en el Valle de Arán y en Cataluña.

Descubra algunos de estos lugares que ponen de relieve a los artistas occitanos : la Estivada en Rodez, el Hestiv’òc en Pau, la Estive en Foix, los Docks en Cahors, La Mounède en Tolosa de Languedoc, o Correns en el Var...

Lire la page en français